ARTROSIS

La artrosis es una enfermedad llamada también osteoartritis, que se puede focalizar en distintas articulaciones y se caracteriza por la disminución o desaparición prácticamente total del cartílago que amortigua la articulación entre dos huesos. Puede tener nombres específicos dependiendo del lugar, pero en la práctica se refiere a la misma situación.

La artrosis es una enfermedad dolorosa en extremo, que suele afectar algo más a mujeres que a hombre y que en algún momento llega a presentarse en todas las personas. Existen factores predisponentes en quienes han tenido lesiones, sobre-uso o algún problema previo en la articulación, que provoca un desgaste acelerado de este tejido – llamado cartílago – que actúa como una especie de acolchado entre dos extremos de hueso.

La artrosis impacta a la mitad de la población sobre los 50 años y esta curva se incrementa por factores de calidad de vida, obesidad, genética, actividad, llegando a afectar a la gran mayoría de los adultos mayores.

Puede ser generalizada o estar focalizada en algunas articulaciones, con períodos más críticos, pero caracterizada por dolor creciente y resistente a la mayoría de los fármacos.

No existen medicamentos que reconstruyan cartílago. Y si bien durante un tiempo hubo gran expectativa sobre la glucosamina y la condritina, hoy se sabe que no constituyen un gran aporte. Los casos pueden llevar a la invalidez total y en muchas oportunidades lesionar el hueso al nivel de requerir una prótesis de titanio para reemplazar rodillas o caderas.

Artrosis y Células Madre

Una de las áreas donde más tempranamente se inició el trabajo con células madre fue precisamente el de las lesiones osteoarticulares, específicamente las artrosis. A la fecha existen innumerables estudios, de distintas características que demuestran que la incorporación de células madre en fresco, adultas y autólogas –es decir del mismo paciente- logran reconstruir un tejido en la zona donde falta cartílago, que cumple con la función del tejido perdido.

Existe discusión respecto de si el tejido que se regenera es exactamente cartilaginoso o pertenece a otro tipo de estructura, pero lo cierto es que en nuestra experiencia, cerca del 98% de los pacientes logran superar por completo el dolor, vuelven a la actividad física normal y llegan a tener una vida activa de muy buena calidad, sin dolor. En la mayoría de los casos sus Resonancias Nucleares Magnéticas evidencian el crecimiento de un tejido en la zona del cartílago, pero más allá de eso, se percibe una evidente modificación en los síntomas y especialmente la superación del dolor.

Las células madre para estos casos se obtienen principalmente de médula ósea que por su naturaleza tiene una tendencia mayor a diferenciarse en tejido osteomuscular, sin embargo y dependiendo del caso, se aplican también factores de crecimiento, Lisado de plaquetas, factores de crecimiento y células madre de tejido adiposo, según un diseño terapéutico personalizado, y realizado por el equipo clínico según cada caso, su historia clínica, historia familiar y nivel de severidad del caso.

¿Como funciona la terapia de células madre?

De acuerdo al estudio que realice el equipo médico y que normalmente contempla una entrevista pre.-clínica que encuesta cerca de doscientas variables de conducta, hábitos y formas de vida; asociados a un panel estandarizado de exámenes, estudios específicos complementarios, historia médica familiar, antecedentes personales y por sobre todo, el estilo de ida del paciente y su familia, para definir sus expectativas y necesidades, se construye en conjunto un diseño terapéutico.

El diseño contempla, las fuentes de cosecha de bioinsumos, es decir de donde se extraerán los tejidos que serán procesados para obtener los bioinsumos que se aplicarán al paciente. Posteriormente se define el tipo de procesamiento que corresponde al caso y que puede direccionar el mejor resultado. Sobre esos factores, se estima un volumen celular y un volumen de solución de bioinsumos a ser aplicados, para finalmente establecer las vías de inoculación que pueden ir desde la aplicación a través de una punción directa intra articular, hasta formas más sistémicas, si se requiere abarcar otras patologías secundarias.

CONTROL

Una vez realizado el procedimiento, se planifica un control post operatorio a los 7 días de realizado el tratamiento, y luego un panel de controles regulares a los 30, 60 y 90 días, que permiten establecer la curva de evolución del caso. Normalmente a los 90 días el paciente queda de alta final con su evolución prácticamente completa, si bien a la semana del tratamiento ya percibirá los beneficios del resultado esperado.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.
Martha Hernandez
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.
Rafael Gomez

Solicita tu consulta médica ahora,
para evaluar las posibilidades de tu caso

Agenda tu Cita